Tradición de 400 años

Desde siempre el sector ha sido líder histórico de las exportaciones del país y en el presente existe un trabajo sólido para reafirmar esta hegemonía aplicando proyectos y programas en busca de lograr las certificaciones más exigentes en calidad internacional.

Hace más de 400 años, en julio de 1608, el Gobernador de Asunción Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias) definía nuestro territorio como de gran aprovechamiento para la labranza y la crianza por la gran bondad y calidad de sus tierras.

Luego de una incursión realizada a lo largo del Río Uruguay, le habría comunicado a los Reyes de España que "las tierras encontradas son buenas para labores porque se da todo con gran abundancia, fertilidad y es buena para todo tipo de ganado".

Frente al silencio real habría sido el mismo Hernandarias quien en 1611 y en 1617 ordenó traer ganado caballar y vacuno desde sus estancias de Santa Fé.

A fines del siglo XVII los ganados se habían extendido a lo largo y ancho de todo el territorio, reproduciéndose libremente llegando unas decenas de años más tarde a alcanzar un número tan importante que atrajo el interés de piratas franceses e ingleses, que desembarcaban en las costas de Maldonado y Rocha, matando los vacunos que estuviesen a su alcance con la finalidad de extraer grasa y cuero.

Desde ese momento, origen de nuestra ganadería hasta hoy, el país ha tenido en la carne su principal recurso económico y más 400 años después este producto viene acompañado de toda la información que le permite contar su propia historia, desde el campo al plato.

Uruguay cuenta con la capacidad e idoneidad de todos los agentes de la cadena agroindustrial para la producción de carne y con una institucionalidad que garantiza la sanidad de los animales, la inocuidad de la carne y la calidad comercial requerida por los compradores.

Desde hace más de 30 años el país posee un sistema de trazabilidad grupal y más recientemente con mecanismos de trazabilidad individual que permiten rastrear los animales desde su origen y hasta que llegan al frigorífico.

Mediante el sistema de doble caravana del Sistema Nacional de Identificación Ganadera y a nivel de la industria- acoplando esa información al Sistema Electrónico de Información de la Industria Cárnica , es posible lograr la identificación de un corte de carne respecto al animal del que provino.

La combinación de ambos sistemas transforma a Uruguay en el único país capaz de contar con el historial de todo su ganado vacuno y de toda la carne que exporta.

Esto, que tiene como principal fortaleza dar garantías de control sanitario del ganado y de inocuidad de la carne, permite también asegurar lo que se denomina cadena de custodia, es decir, conocer los cambios de propiedad de los productos durante su producción, transporte, industrialización, stockeo y comercialización, desde el nacimiento del ternero.

 

 

INAC: Panel Izquierdo - Menú